¿Pueden el Alzheimer y otras enfermedades estar causadas por una infección bucal?

En ocasiones se tiende a pensar que la boca es un elemento aislado del resto del cuerpo, sin embargo, todo nuestro cuerpo está conectado y los procesos inflamatorios o infecciosos que afectan a una parte de nuestro cuerpo pueden terminar perjudicando otras zonas. Hoy, desde nuestra clínica dental en Lorca, os hablamos a través de varios artículos de la estrecha relación entre boca y cerebro.

Alzheimer:

En el estudio Alzheimer’s & Dementia: Diagnosis, Assessment & Disease Monitoring de la Universidad de Nueva York y el Weill Cornell Medicine, los investigadores estudiaron a 48 adultos sanos de 65 años o más, extrayendo muestras bacterianas de debajo de sus encías y muestras de los niveles de beta amiloide (un biomarcador clave para la enfermedad de Alzheimer) mediante punción lumbar. Los resultados indicaron que las personas con mayor cantidad de bacterias dañinas que saludables en sus encías, tenían más posibilidades de tener Alzheimer.

Este dato se une a la evidencia ya existente que asociaba la enfermedad periodontal, presente en el 70% de los adultos mayores de 65 años, con el Alzheimer.

La beta amiloide es una proteína que se agrupa formando placas y se cree que es la primera proteína que se deposita en el cerebro en la enfermedad de Alzheimer, el estudio parece indicar que las enfermedades proinflamatorias, como las periodontales, interrumpen la eliminación de esta proteína en el cerebro y el cambio a menudo se observa décadas antes de que se detecte la enfermedad de Alzheimer.

Por otra parte, un nuevo estudio publicado en Sciencie Advances el Dr. Joan Potempa indica que el Alzheimer podría estar causado en concreto por el Porphyromonas gingivalis, el patógeno clave en la periodontitis crónica que se ha identificado en el cerebro, médula y saliva de pacientes fallecidos y vivos con enfermedad de Alzheimer. Y no solo eso, pruebas realizadas con ratones han demostrado que esta bacteria puede viajar desde la boca hasta el cerebro y que una proteína secretada por ella, la gingipaína, tiene capacidad para destrozar las neuronas cerebrales y aumentar la producción de beta amiloide.

 

Depresión y ansiedad:

También se ha encontrado que las enfermedades periodontales pueden actuar como indicadores de riesgo en trastornos como la depresión y la ansiedad. La investigadora Stefanie Malan-Müller del Departamento de Farmacología y Toxicología de la UCM apunta que “no solo una mala salud mental suele traducirse en una mala salud periodontal, sino que una mala salud periodontal puede ser un factor potencial de riesgo para desarrollar síntomas de ansiedad o de tipo depresivo”.

Las enfermedades periodontales y los trastornos del cerebro relacionados con el estrés comparten la existencia de altos niveles de inflamación, si ambas están presentes puede producirse un bucle de retroalimentación debido al aumento de la permeabilidad a nivel periodontal, que permite que las bacterias y toxinas de la cavidad oral lleguen directamente al cerebro.

Derrame cerebral:

Como indicábamos en el punto anterior, las bacterias llegan al cerebro a través del torrente sanguíneo, esto hace que la sangre sea más propensa a coagularse, por lo que también pueden terminar provocando un derrame cerebral.

Salud oral en Lorca

Como vemos, la relación entre salud oral y cerebro es muy estrecha. Como bien indicaba la Dra. Isabel Ortiz en el vídeo “La importancia que merece la boca”, el cerebro es un órgano que anatómicamente está muy cerca de nuestra boca, facilitando, por ello, que cualquier afección de nuestra cavidad bucal (una zona además muy vascularizada) pueda afectarle de manera significativa.

Cuidar nuestra boca, es cuidar en el presente y el futuro, nuestro cerebro.

 

 

Clínica Dental DOR, tu odontólogo en Lorca (Murcia)