Ortodoncia infantil

La ortodoncia infantil está indicada para corregir la posición de los dientes y el correcto desarrollo del maxilar y la mandíbula cuando aún no ha concluido su desarrollo. Por ello es importante que los niños acudan al dentista a edades tempranas, cuando aún es posible corregir el desarrollo de estos huesos. Algunos indicios de la necesidad de ortodoncia son la pérdida prematura o tardía de los dientes de leche, problemas en la masticación o mordida (hábitos como chuparse el dedo o una respiración incorrecta, masticación solo por un lado, no tragar bien etc.), excesivo espacio entre los dientes, erupción tardía de las piezas dentales, apiñamiento, dientes desplazados, ruidos al abrir o cerrar la mandíbula, tamaño desproporcionado de los dientes o la mandíbula o dientes que sobresalen más de lo normal. Estos problemas dentales pueden acarrear consecuencias si no se solucionan a tiempo como: dolores de cabeza, dolor o sobrecarga de la musculatura o articulación mandibular, imposibilidad de mantener una buena higiene dental con las consecuentes caries asociadas, problemas en la pronunciación y la respiración, desgaste dental o problemas en la masticación de los alimentos que puede dar lugar a problemas del sistema digestivo. Por ello, lo más recomendable es actuar de forma temprana para solucionar las posibles alteraciones bucodentales de nuestros hijos, previniendo de esta forma problemas de salud más adelante.