Los orígenes de la pasta de dientes

El término “dentífrico” significa literalmente “frotar los dientes”. Es un compuesto del latín dens, dentis (diente) y la raíz del verbo latino fricare (frotar, restregar). Antes de que existiera la pasta de dientes actual, se hacía un polvillo machacando y mezclando cáscaras de huevo, piedra pómez, sal, pimienta, hojas de menta, flores, agua y otros elementos. Con ella, ayudándose de un pequeño trapo, frotaban los dientes para su limpieza. El primer registro que se tiene de la pasta de dientes la encontramos en un manuscrito egipcio de hace nada menos que 4000 años.