¡Mejor prevenir! Lleva a tu hijo al ortodoncista a tiempo

Cuando hablamos de prevención, este es uno de nuestros grandes ejemplos. Cuando los niños están creciendo, aún podemos intervenir a nivel óseo para evitar ciertos problemas en el futuro. Si no revisamos su boca en esa etapa y algo no iba bien en el desarrollo, es posible que en la etapa adulta incluso tengamos que recurrir a procedimientos quirúrgicos y procesos más complejos y largos.

Nuestra misión siempre es resolver los problemas cuanto antes y con el mayor beneficio para el paciente. No lo dejes pasar, ¡a los 6-8 años realiza una revisión a tu hijo con un especialista en ortopedia dentofacial!.

«Hablemos de la primera visita al ortodoncista. Lo que normalmente nos encontramos en consulta en esta primera visita es una frase muy recurrente que los padres nos dicen: <Me han dicho que no se puede poner el aparato hasta que no terminen de cambiar todos los dientes>. Y eso no es correcto, a los niños hay que llevarlos al ortodoncista entre los 6 y los 8 años por primera vez, simplemente para hacer un control y ver que todos los dientes han salido correctamente y que hay una buena estructura para que se sigan desarrollando porque algunas veces ocurren maloclusiones o alteraciones en el desarrollo de nuestros hijos que tenemos que corregir cuando todavía están en una edad de crecimiento y desarrollo. Por ejemplo, puede haber alteraciones con un hueso más grande, más pequeño o que no está bien posicionado. O incluso alguno de los dientes puede estar provocando que muerda con una desviación que está generando alteraciones de manera crónica en el crecimiento del niño.

Es muy habitual que nos encontremos en consulta con niños y niñas en torno a los 12-13 años que no han recibido ningún tipo de control o supervisión por parte de un ortodoncista previamente y detectamos problemas que ya no vamos a poder corregir (si han terminado de desarrollarse, especialmente en las niñas que terminan el crecimiento antes).

Es muy frustrante para nosotros ver en una primera visita de ortodoncia que ya no podemos solucionar ese problema porque no se está en crecimiento.

Como conclusión, lo único que quiero deciros es que una visita temprana va a ayudarnos a hacer tratamientos mucho más cortos y sencillos que cuando nos enfrentamos a casos donde ya hay un problema esquelético instaurado que no podemos resolver y debemos optar por aparatos más grandes, tiempo de tratamiento más extensos, extracciones, etc.

Así que, una visita, hacemos un control rápido para ver que esté todo correcto, ¡y listo!.»

Dra. Isabel Ortiz Reche

 

 

Clínica Dental DOR, tu ortodoncista en Lorca (Murcia)

Especialistas en ortopedia dentofacial