La prevención, la base de una buena salud bucodental

Llevamos vidas muy ajetreadas, jornadas de trabajo largas, la organización de la casa, estudios, proyectos personales, los niños, el cuidado de nuestros mayores… Si llevamos todo esto para adelante parece complicado dedicarse tiempo a uno mismo, sobre todo a la salud. Es posible que lleves posponiendo esa visita al médico, o al dentista durante meses o incluso años, pero seamos claros, dedicar una pequeña parte de tu tiempo a la
salud, es crucial, y es una de las mejores decisiones que puedes tomar, porque vas a ser tú mismo el que reciba los beneficios directos y evitarás muchos problemas en el futuro. Si no dedicas tiempo a cuidarte, en el futuro te verás obligado a hacerlo de forma más prematura.

Por esto, hoy queremos hablaros de la prevención. La prevención es una pieza clave en nuestra salud, y por desgracia bastante olvidada. Acudimos al médico o al odontólogo cuando el daño ya está hecho, sin reparar en que podemos evitar estos problemas de salud adquiriendo buenos hábitos y haciendo visitas rutinarias a los diferentes especialistas.

Hoy en día los procedimientos odontológicos han avanzado tanto que es posible, llegado el momento, poner implantes dentales que suplan las piezas perdidas y obtener con ello una mejor calidad de vida.

¿Pero no sería mejor para nosotros mantener y cuidar nuestras piezas dentales? Visitas periódicas al odontólogo (al menos una vez al año) para detectar posibles problemas a tiempo, acompañado de limpiezas y una buena higiene dental en casa, no fumar, y por supuesto, una buena alimentación evitando azúcares, pueden alargar la vida de nuestros dientes.

Y es que ya lo dice el refrán “más vale prevenir que curar”. Saca tu teléfono y tu agenda, y reserva una cita con tu odontólogo para el cuidado de tu salud y tu boca. No lo dejes para mañana y no te arrepentirás.