¿Has oído hablar del bruxismo?

Es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes sin un motivo funcional. Afecta entre un 10% y un 20% de la población y puede conllevar dolor en la cabeza, los músculos de la mandíbula, cuello y oído. Además, produce un desgaste de los dientes muy perjudicial. Para la mayoría de las personas es un hábito inconsciente del que se dan cuenta solo cuando otra persona les comenta el sonido de sus dientes al dormir.

Comúnmente, el bruxismo es consecuencia de un estado de ansiedad o estrés, pero es el dentista el que determinará la causa más probable de esta alteración y basándose en ella te recomendará el tratamiento que mejor se ajuste a ti. Generalmente se usa una férula dental mientras se duerme que descarga a los dientes de presión, pero, aunque esto disminuye el daño dental, es importante encontrar la forma de relajarse. Por ejemplo, hacer ejercicio, escuchar música, darse un baño o leer algo que nos guste. Estos pueden ser buenos hábitos para reducir el estrés y por tanto el bruxismo.

¿Crees que este puede ser tu caso? Contáctanos, resolveremos tus dudas y haremos todo lo posible por ayudarte a mejorar tu calidad de vida.