El primer cepillo de dientes

El primer objeto al que podemos llamar “cepillo de dientes” data del antiguo Egipto, 3500 a.C. Estaba fabricado a partir del árbol Salvadora Persiza, del cual se arrancaba una pequeña rama que se mordisqueaba por un extremo hasta dejar sus fibras suaves como un cepillo. Este tipo de cepillos se siguen usando actualmente en el mundo musulmán y son llamados Miswak o Siwak. El cepillo de dientes tal y como lo conocemos ahora tiene su precursor en China, 1400 a.C. Lo fabricó un emperador que en un extremo de hueso o bambú incrustó una serie de cerdas de pelo de cerdo. Los mercaderes occidentales trajeron este invento a Europa, que prosperó en las clases altas sustituyendo el pelo de cerdo por otro más suave de caballo, pero hasta el siglo XIX prevaleció la costumbre (heredada de los romanos) de lavar nuestros dientes y encías con un trapo.